General

Anti-corrupción, anti-impunidad y anti-Baldizón, el resumen de la marcha de ayer...

 

31 de mayo 2015

Fuente: Nómada

 

El movimiento ciudadano sigue indignado y llenando el parque central. Sobrevivió a las campañas negras, los intentos de división ideológica y la apatía. Más de veinte mil guatemaltecos tomaron de nuevo la Plaza de la Constitución de Ciudad de Guatemala para pedir muchas cosas, pero resaltan sobre todo tres: están hartos de la corrupción; están hartos de la impunidad, y detestan al candidato Manuel Baldizón

Aislada durante décadas por las dictaduras y con los relojes atrasados respecto de otros países latinoamericanos, Guatemala finalmente está en el tren continental de manifestaciones que conectan a sus clases sociales y a sus ideologías. Por tercer sábado en seis semanas, volvieron a llenar las plazas, en especial la de la capital y la de la segunda ciudad, Xela. Y volvieron a convivir las banderas rojas con las camisas blancas. Volvieron a coincidir familias con punks. Estudiantes de la San Carlos y de las universidades privadas.

Esta tercera vez, del sábado 30 de mayo, hubo más presencia indígena y más presencia artística. De hecho, las actividades duraron 18 horas, desde oraciones y yoga hasta conciertos. Y en las horas de la concentración, entre las 3 y las 6, había más bulla. Más carteles ingeniosos, y aunque pareciera más variedad, también pueden identificarse tres grandes centros en las demandas.

1. Hartazgo de la corrupción (renuncia y reforma)

Las investigaciones de la CICIG y el MP, que revelaron el escándalo más grande de corrupción (de las aduanas hasta la Vicepresidencia) y el escándalo más letal (en el IGSS, que mató a 13 pacientes renales), son el detonante de la indignación.

Por eso la primera demanda era la renuncia de la principal responsable, Roxana Baldetti, el 25 de abril.

El 16 de mayo pasó a pedir que renunciara el presidente Otto Pérez y que se llegue a fondo con las investigaciones.

El 30 de mayo se agregó la demanda de reforma al sistema electoral, para cortar de tajo la corrupción que provoca el financiamiento opaco de las campañas.

Se trata de un financiamiento electoral, que viene del sector privado, de la corrupción del Estado o del crimen organizado, que después regresa a los financistas por medio de corrupción en el Estado. El mejor ejemplo fue el que salió a luz la semana pasada. De la corrupción en el IGSS salieron contratos dirigidos para una empresa que financió el 73% de los recursos que el partido Líder declaró ante el Tribunal Supremo Electoral. Q6.9 millones. Ayer (ante la presión de la opinión pública) el partido de Baldizón aseguró que devolvía el dinero a la empresa. El partido de Baldizón, según cálculos de Acción Ciudadana y multiplicados por Nómada a sus tres años y medio de campaña anticipada, equivaldrían a Q18 millones, pero el TSE todavía no los restará a su techo de campaña de Q58 millones.

“Seguimos viniendo a manifestar porque el sistema está podrido. Necesitamos una reforma del sistema. Lo único bueno que le queda a Otto Pérez es renunciar”, dicen Óscar, de 30, y Katherine, de 23. También parece haber una preocupación porque las manifestaciones no consigan todo lo que quieren. “Que no nos roben lo bailado, que no nos roben lo protestado”, resumieron en un cartel y en una frase Ximena, de 32, y Josué, de 40.

2. #JusticiaYa (que no se quede en la impunidad todo lo robado)

La presión ciudadana no sólo logró la renuncia. También está consiguiendo que camine la justicia. Probablemente sirvió de respaldo para que la jueza Sylvia de León enviara a prisión a los 17 acusados del caso IGSS-Pisa, que reveló Nómada. Varios de los acusados eran poderosísimos, de esos a los que la justicia no alcanza nunca.

Y se logró que otros jueces hayan empezado a embargar los bienes de Roxana Baldetti, bienes como mansiones, helicópteros y Q6 millones que es imposible que haya adquirido con su salario de Q29 mil mensuales como diputada entre 2004 y 2011, y Q150 mil como vicepresidente entre 2012 y 2015.

Podría tener Q6 millones sólo si nunca le hubieran cobrado impuestos y no hubiera gastado un centavo cada mes. Tampoco que hubiera comprado casas en zonas exclusivas de la capital, Marina del Sur y una finca en Chimaltenango. Tampoco un helicóptero ni ropa de las marcas más exclusivas. Tampoco que sus hijos recorrieran el mundo como parte del jet set global.

3. #NoTeToca a Baldizón

Y si hay una última demanda que aglutina a los manifestantes, sean de las banderas rojas o de las camisas blancas, es su repudio a la opción que personifica Manuel Baldizón. El cartel que más se repetía era uno de Baldizón con bigotes de nazi y con nariz de payaso. Pareciera como si él fuera el candidato de la continuidad del gobierno de Otto Pérez y Roxana Baldetti. No es algo descabellado. Llevan aliados los últimos seis meses y muchos de los alcaldes y diputados electos hace cuatro años con el PP, hoy visten los colores rojo y blanco de Líder.

PS. La generación equivocada

Esta coincidencia de demandas es histórica. Por lo general, a los conservadores les indigna mucho más la corrupción y a los progresistas les indigna mucho más la impunidad. Pero el podrido sistema político guatemalteco y las investigaciones de la CICIG los han unido:

El dinero de la corrupción sirve para garantizar la impunidad.

Además, por lo general, el candidato que encabeza las encuestas es simpático para una parte de los capitalinos; sean los conservadores o los progresistas. Pero Baldizón desata los peores temores en ambos lados. Su carrera construida con base en corrupción, en plagios, en campañas negras, en propuestas como la pena de muerte en el parque central o en mentiras, despierta todas las alarmas entre los manifestantes, a quienes Baldizón ha empezado a llamar “una peste”.

El movimiento ciudadano es tan esperanzador como incómodo e incomprendido. Hay una parte del sector privado que quisiera que ya no pidiera la renuncia de Pérez Molina ni que apoye que se investigue los financiamientos empresariales a los políticos. Y, como no tiene líderes visibles, hay una parte de la opinión pública que vuelve a encasillarlos en un grupo manipulable por la izquierda o por la derecha.

Pero el movimiento, hasta ahora, parece seguir su indignación contra la corrupción, la impunidad y Baldizón.

El camino de los manifestantes no será fácil. Empieza a haber suspicacias entre algunos de la generación arriba de 40 años, que no están acostumbrados a compartir plazas con los de ideologías distintas. Y el partido Líder pidió a sus secretarios departamentales en cadenas de whatsapp reunir a 250 mil personas en la plaza central el sábado 14 de junio.

El próximo sábado, 6 de junio, está convocada a la siguiente manifestación indignada con el sistema de corrupción e impunidad. Será una nueva prueba de fuego. Pero a juzgar por algunos de los manifestantes, parece que no será una llamarada de tusa.

“La renuncia no es suficiente. Para que el país cambie tiene que cambiar el sistema”. Y la frase no es de un sociólogo o un historiador. Es de un estudiante de 16 años, Esteban. Parece ser una respuesta a otra de las pancartas, que resume el espíritu del movimiento: “Se metieron con la generación equivocada”

 

 

 

 

viernes, 5 de junio de 2015 Gloria

Registrese o inicie sesión para realizar comentarios

última noticia

Movilizaciones populares: lecciones aprendidas

 

Fuente: albeldrio.org

3 de junio de 2015

Por Marcelo Colussi

 

<...>

Leer +

último material